"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

martes, 14 de febrero de 2012

Sobreviviendo a los cambios



Con la aparición de las nuevas tecnologías, muchos empezaron a preconizar un porvenir sin libros impresos, sin bibliotecas de ladrillo y cementos, sin librerías... ofreciéndonos un futuro donde los libros serían electrónicos, donde la narrativa tradicional cedería paso al hipertexto y a los elementos multimedia. En definitiva, un futuro bastante dramático y oscuro. 
Sin embargo, aunque la inclusión de los libros digitales y de los aparatos de reproducción digitales avanzan a marchas agigantadas, los cambios van poco a poco, y aún existe sitio para los dos. De hecho, según los resultados de una encuesta del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros de 2011[1] aunque el número de lectores en soporte digita ha incrementado hasta el 52,5% de la población, sólo el 6,8% utiliza el soporte digital para leer libros. Es decir, de momento los lectores españoles prefieren utilizar estos dispositivos para leer periódicos, webs, blogs o foros. Ya que aunque el libro digital es más fácil de transportar, lo que permite leerlo en cualquier lugar, ya sea de pie, sentado, en el metro, en el autobús, aún tiene que mejorar algunos aspectos como la calidad de la pantalla o la duración de la batería. 
Aún así yo me pregunto, ¿si otras formas de conocimiento o entretenimiento como por ejemplo la televisión o la radio han podido convivir de manera complementaria y adaptándose a los cambios, ¿por qué el libro no iba a poder competir con los textos digitales?, ¿por qué los libros impresos no se pueden adaptar a los cambios y ver las novedades no como una amenaza sino como algo complementario?, ¿por qué  no nos preocupamos más por el fondo,  por lo que nos transmiten, por lo que nos evocan, por lo que nos sugieren, independientemente del soporte en el que aparezcan, ya sea digital o de papel?











[1] Encuesta elaborada por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) con el patrocinio de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario