"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

martes, 17 de abril de 2012

Una crisis de valores cada día más evidente


Es evidente que España atraviesa desde hace varios años un momento crítico, duro debido a la situación económica a la que se enfrenta. Su posición en el panorama internacional ha cambiado y por eso necesita ganarse otra vez la confianza de los países vecinos. Una situación que se ve agudizada por otra crisis, en mi opinión, aun más importante si cabe que la situación económica. Me estoy refiriendo a la crisis de valores que existe en la actualidad. En la que todo vale. En la que la doble moral parece imperar en las calles. Policías que evaden sus responsabilidades como en el caso de la ciclista atropellada en Mallorca, dando positivo en el test de alcoholemia y omitiendo el deber de socorro; políticos corruptos que evaden impuestos y que roban dinero ingresándolo en paraísos fiscales, con la única pena de pagar una simbólica multa; policías compinchados con narcotraficantes con el fin de repartirse las ganancias y sin olvidar el inoportuno viaje privado del Rey a una cacería de elefantes valorada en 40.000 euros. Estos son sólo algunos ejemplos de lo que por desgracia  se emite cada día en los medios de comunicación. Por eso comprendo perfectamente que la sociedad esté molesta, decepcionada… Hechos ante los cuáles yo me planteo un sinfín de interrogantes: ¿vivimos en un país democrático para todos?, ¿todos tenemos los mismos derechos y deberes en esta sociedad?, ¿acaso la austeridad y las buenas prácticas sólo son para la gente de a pie?, ¿estamos bien representados por las Instituciones que configuran el Estado español?, ¿dónde está la unidad y la empatía de las Instituciones con el pueblo?
Muchos acusan al cuarto poder de los problemas de sociedad. De cómo los medios de comunicación, influyen, manipulan o incluso persuaden a la población, pero seamos realista muchas veces estos no son más que el mero reflejo de lo que ocurre a nuestro alrededor. Puede que maquillen, que inciten e incluso que alimenten la telebasura algunas veces, pero también reflejan verdades como puños, nadie se inventa los actos inoportunos, las malas prácticas o la frivolidad de algunos políticos, funcionarios u otras categorías sociales en su día a día.
¿Dónde está el respeto, la honestidad, la responsabilidad, la tolerancia, la humildad, la cooperación… y todos aquellos valores éticos y morales adquiridos durante años con el fin de poder vivir en sociedad?, ¿acaso hemos perdido el norte?.
Podemos apagar la televisión y decidir que no queremos ver, el problema es que no podemos cerrar los ojos ante la realidad, ante lo que pasa en la sociedad actual. Los ciudadanos deben sentirse identificados con sus Instituciones, y no verse cada día más y más alejados de ellas. Por eso, las Instituciones deben dar ejemplo y  asumir sus deberes y obligaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario