"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

lunes, 7 de mayo de 2012

En busca de un periodismo digno y de calidad


El pasado miércoles fue el Día Mundial de la libertad de prensa, bajo el lema “Sin periodistas no hay periodismo y sin periodistas no hay democracia” numerosos fueron los periodistas que se manifestaron ese día a lo largo y ancho de la geografía española. Hechos que me hacen cuestionarme como a muchos compañeros si realmente, ¿estamos haciendo periodismo de verdad o si por el contrario estamos continuamente maquillando la realidad?, ¿Esto se promueve por los propios periodistas y los medios de comunicación para los que trabajan o por el contrario es debido a las presiones exteriores que sufren cada día?, ¿son los periodistas realmente libres a la hora de ejercer su trabajo?
Desde las escuelas nos inculcan desde el primer día que la función del periodista es la de interpretar permanentemente la realidad: estudiándola, analizándola, y seleccionando las informaciones de mayor interés para así transmitírselas a la opinión pública. Sin embargo, a veces esto no es tan sencillo. Las ansias por llegar a lo más alto, la limitación de espacio, la rapidez con la que suceden los hechos, la limitación del conocimiento humano o las presiones ejercidas por sus superiores provocan que a veces los periodistas se vean motivados a maquillar la realidad presentando una historia falsa como verosímil.
Actos que en definitiva pueden desencadenar en la caída en picado de nuestra credibilidad. Por eso, el periodista debe ser objetivo, neutral y ofrecer información de calidad frente al sensacionalismo y el morbo. Concienciarnos de la enorme labor social que desempeñamos como representantes de la realidad y respetar el código ético y deontológico tanto en la toma de decisiones, como en las presentación de los contenidos o en la relación con las fuentes sin dejarse llevar por los intereses políticos o económicos de su entorno, a la hora de transmitir la información.
Sé que es difícil y que queda todavía mucho camino por recorrer para cambiar la situación actual del periodismo, pero manifestaciones y a actos como estos hacen que movamos ficha en contra del sensacionalismo y las presiones exteriores. O por lo menos consigamos concienciar a la sociedad de que los periodistas somos una víctima más de esta historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario