"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

lunes, 4 de marzo de 2013

La Bundesliga, ¿un ejemplo a seguir?



Normalmente cuando vivo en otro país me gusta acudir a algún partido del deporte estrella de la ciudad, en Toulouse fui al rugby, en Limoges al baloncesto y ahora en  Alemania al fútbol, en este caso, a ver al equipo de la ciudad vecina, al Werder Bremen. Es interesante ver como hay ciertos aspectos que son muy diferentes pese a que se trate del mismo deporte.

Una de las cosas que más me llamó la atención fue ver el estadio a rebosar. Gente equipada con los colores y merchandising típico de su equipo, las gradas de colores, y todos animando y eufóricos por ver a su equipo ganar.  Hasta ahora, podemos decir que más o menos todo es normal, que es la típica estampa de un partido de fútbol. Sin embargo, la Bundesliga se caracteriza por ser líder mundial en cuanto a espectadores en el campo. Por ejemplo, la pasada temporada la media por partido estuvo en los 44.293 espectadores, o lo que es lo mismo, los campos registraron el 90% de ocupación, mientras que en España es sólo de 26.050 aficionados. Esto se debe, entre otras cosas, a que aquí, en Alemania, se paga una media de 30 euros por partido, y si estas en la zona sin enumerar y permaneces todo el partido de pie, te puede salir por tan solo 8 euros,  incluyendo el viaje hasta el estadio, por lo general, en tren. Vamos que no sólo te sale más barato que acudir a ver un partido en España, donde la Liga  BBVA es la más cara de las 4 grandes ligas europeas, con un precio medio de 53 euros[1];  si no que también, te puede salir mucho más barato desplazarte a esa ciudad comprando una entrada de fútbol que yendo con un simple ticket de ida y vuelta.

Y es ahí cuando todos diríamos, ¿entonces la Bundesliga debe tener una gran deuda, porque para sufragar todo esto?. Pues no, he de decir que todo lo contrario, que la Bundesliga sigue teniendo beneficios. De hecho, es conocida en el resto de Europa por su buena gestión. Sólo la temporada pasada, recaudó más de 2000 millones de euros, o lo que es lo mismo, 14 de los 18 equipos de primera división cerraron el año con superávit. Nada que ver con los 752 millones de euros de deuda contraída que tienen los equipos españoles[2].

Sin embargo, la Bundesliga también tiene sus aspectos negativos, por ejemplo, aquí si está permitido fumar dentro del estadio o incluso se puede beber cerveza. Pero quizás lo que menos me gustó, es que existieran zonas sin enumerar y que la gente se apelotonase en las gradas para ver el partido de pie. Algo que además de incómodo, me parece peligro, en caso de tener que evacuar el estadio por una emergencia.

Pese a todo, la animación sigue siendo la misma, banderas, bufandas, manolo “el del bombón” al estilo alemán, animadores con megáfonos, merchandising, y puestos de comida y bebida dentro y fuera del estado. En definitiva, todo un evento de masas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario