"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

lunes, 29 de julio de 2013

¿Demagogia barata en tiempos de crisis?



Por desgracia, Valladolid es sinónimo de noticias dramáticas o negativas cuando sale en los medios de comunicación. Sin embargo, hoy ha sonado de manera diferente.
Desde hace unas horas, el ayuntamiento de Valladolid ha incorporado a Ángela Bachiller en su equipo, convirtiéndose en la primera concejala con síndrome de Down de España. La joven de 29 años trabajaba como auxiliar administrativo en la Concejalía de Bienestar Social y su nombre empezó a resonar en las elecciones municipales de 2011, ya que ocupaba el puesto número 18 en la candidatura del Partido Popular y a raíz de la dimisión de un concejal ésta ha pasado a ocupar su sillón.
Los que la conocen dicen que es un ejemplo de superación y de lucha. Pero además de sus cualidades como persona, se puede decir que gracias a ella hoy Valladolid ha escrito un renglón de la historia de España, dando un paso más en el camino hacia la integración y la igualdad de oportunidades para este colectivo. 
Sin embargo, este hecho parece que choca con otra realidad. Y es que cerca de 80.000 personas están incapacitadas para ejercer el derecho a voto, por su discapacidad intelectual, y la decisión de poder ejercer este derecho depende de los jueces, según datos de la Junta Electoral Central solicitados en  2011 por el Ministerio Fiscal[1].
Aún así, ahora que están tan de moda términos como paridad, igualdad o no discriminación espero que este acontecimiento no este promovido por una estrategia de marketing o para desviar la atención hacia otros temas, y que realmente Ángela ocupe este puesto por méritos propios. Ya que este hecho me recuerda al protagonizado por el ex presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando en 2004 formó gobierno con un equipo paritario compuesto por un 50% de hombres y el otro 50% de mujeres. Sólo el tiempo dirá si se trata de demagogia barata o de un nombramiento merecido.

martes, 23 de julio de 2013

Balconing, una experiencia a un paso de la muerte



Las emociones fuertes, la atracción por lo desconocido o el placer por sufrir, provocan a menudo que descarguemos adrenalina. Es decir, ese cambio que experimentamos cuando se nos acelera el ritmo cardiaco, cuando nos aumenta la respiración, cuando se nos dilatan las pupilas, o cuando nos aumenta la presión sanguínea y que es traducido en una sensación momentánea de euforia y placer. Unas sensaciones que cada vez vive más gente, ya que cada día está más de moda practicar deportes de riesgo  o prácticas de alta peligrosidad. Un ejemplo de ello es el “balconing”.
Todos hemos sido jóvenes y hemos hecho el “cabra” alguna vez, de hecho basta que te prohíban hacer una cosa o que no esté bien para hacerla con más motivo. Pero, sinceramente, no entiendo a los extremos que estamos llegando en la sociedad actual. ¿Cómo los jóvenes son capaces de jugar con fuego y vivir experiencias cada vez más arriesgadas y a tan sólo un paso de la muerte?, ¿cómo sabiendo que tienen un 50% de probabilidades de sobrevivir y un 50% de probabilidades de morir o en el mejor de los casos de sufrir lesiones medulares irreversibles siguen practicando estos juegos?, ¿cómo puede valer más el hecho de llegar a colgar el video en you tube y convertirse en un héroe que la propia vida?. Realmente, me gustaría saber ¿qué les pasa por la cabeza cuando llevan a cabo estas prácticas?, ¿si realmente se paran a pensar cuál puede ser la consecuencia de ello si sale mal?, ¿si la palabra vacaciones tiene que ser sinónimo de desfase irresponsable y sin control?, ¿si realmente confunden la realidad con la ficción y se creen Superman cuando se lanzan por los balcones?. 
Unas prácticas que siguen preocupando a muchos y que desde que se dieron a conocer en las islas baleares de Mallorca e Ibiza por jóvenes y turistas extranjeros cada día están más de moda en las zonas de costa españolas. Conductas irresponsables e inapropiadas que han causado en los últimos 4 años  al menos 16 muertos[1].
Por eso muchos hoteles han extremado las medidas de seguridad para que estas prácticas no se lleven a cabo y la policía ha creado un decálogo de mandamientos[2] dirigido a jóvenes y turistas extranjeros, con el fin de advertir de la peligrosidad de estas conductas. Veremos a ver si con estas medidas los jóvenes dejan de arriesgar sus vidas por un video.

lunes, 15 de julio de 2013

San Fermín, una de nuestras fiestas más internacionales



Como amante de los eventos multitudinarios, culturales y de los toros, no podía faltar a una de nuestras fiestas más internacionales, gracias, entre otras cosas, a la difusión que hizo el escritor estadounidense Ernest Hemingway a través de su libro “Fiesta”, “Los sanfermines”. 
Después de muchos años intentándolo, por fin llegó el día de acudir. Un viaje de ida y vuelta, quizás algo breve, pero que sin embargo me ha permitido saborear parte de la esencia de esta festividad y que sin duda ha aumentado aun más mis ganas de volver en los próximos años.
Gente, gente y más gente, todos vestidos de blanco y rojo, ya fuesen autóctonos, de otros puntos de la península o provenientes del extranjero. Algo que ya para empezar te pone los pelos de punta.
Durante nueve días muchas son las actividades que se desarrollan: las charangas, las comparsas y las peñas recorren el casco antiguo animando las fiestas a los visitantes y autóctonos, las ferias con sus atracciones, las actividades para los niños, los fuegos artificiales, los conciertos… Sin embargo, el evento estrella son los encierros.
5 minutos antes de las 8 de la mañana, muchos son los corredores que en la cuesta de santo Domingo  invocan la protección y ayuda del santo cantando 3 veces el mítico  cántico “A San Fermín pedimos por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición. ¡Viva San Fermín! ¡Viva!”. Para dar paso, a las 8 de la mañana,  tras el lanzamiento de los cohetes a la apertura de la puerta de los corrales donde las reses han pasado la noche. 
6 toros y dos grupos de cabestros, unos al principio guiando a los toros y otros para recogerlos, recorren 848,6 metros pasando por la Plaza Consistorial, girando después por la calle Mercaderes, para llegar a la calla Estafeta que conduce al callejón de la  Plaza de Toros. A lo largo del recorrido hay vallas para que los más atrevidos y curiosos puedan ver el encierro, sitios bastante demandados sobre todo, las vallas del callejón llegando la gente a coger sitio incluso 5 horas antes del encierro. Para que las reses no se extravíen ni se detengan están los pastores vestidos de verde[1]. Por lo general, el recorrido es rápido, un visto y no visto, ya que todo transcurre en poco más de 2 minutos, aunque en alguna ocasión ha durado hasta 30 minutos[2]. Una vez terminado el recorrido las reses bravas atraviesan la plaza para entrar en los toriles y posteriormente sueltan las vaquillas para que los mozos las toreen. El último encierro de sanfermines 2013, fue rápido y con apenas cinco heridos. Y como era de esperar, la despedida fue a lo grande, la plaza de toros estaba llena hasta la bandera. No sólo estaban abarrotadas las gradas, sino que también muchos fueron los que se animaron a capear a las reses, unos con mejor suerte que otros, aunque en mi opinión, se aglomera bastante gente en el ruedo, y las vaquillas están más aturdidas que otra cosa.    
Y aunque este año ha bajado un 13% el número de corredores[3], aun siguen siendo muchos los inexpertos nacionales e internacionales que se juegan su suerte delante del toro. De hecho este año, 6 han sido los heridos por asta y 44 trasladados por traumatismo. Unos sanfermines que empezaron muy “lights”, ya que los 5 primeros días no hubo ningún incidente, pero que sin embargo el sábado 13 fue dramático debido al tapón que se produjo en la entrada de la plaza, y en el que un joven resultó herido de extrema gravedad y otros 18 corredores tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios[4].
Unas fiestas que comenzaron hace ya 9 días con el chupinazo y en el que el calor, el alcohol, la fiesta y los toros no han faltado, y que terminaron ayer con el “pobre de mí”, y pensando que cada vez queda menos para "San Fermín 2014". Olé.


martes, 9 de julio de 2013

Las recurrentes noticias del verano





Y por fin llegó el verano. Parecía que no iba a llegar nunca. De hecho, algunos meteorólogos decían que este iba a ser el verano más frío después de muchos años. Pero parece ser que sólo se estaba haciendo de rogar, ya que ha venido pisando con fuerza, prueba de ello es la ola de calor que estamos viviendo. Yo la verdad, es que no me quejo después de un año en el norte de Europa, lo que más deseaba era ver esos rayos de sol que hacen que España sea diferente y que mi piel dejase de tener ese blanco nuclear que tanto odio. Pero bueno como en todo, hay opiniones para todos los gustos, y gente que pedía que viniese el calor y ahora está deseando ponerse el abrigo. Entonces en qué quedamos, ¿queremos calor o no?.

El verano suele ser una de las épocas del año preferidas por muchos, ya que esta temporada nos evoca muchos términos positivos y alegres como sol, playa, amigos, terracita, fiesta, diversión, vacaciones, desconectar, calor. Y desde luego no estamos mal encaminados. Muchos son los spot publicitarios que nos indican que estamos próximos a esta época, como el de las diferentes bebidas alcohólicas y no alcohólicas, en las que nos narran historias inolvidables típicas de verano, esas vacaciones con los amigos, las fiestas en la playa hasta el amanecer, ese amor de verano… sin olvidarnos de la llegada del producto estrella del verano, o por lo menos uno de mis preferidos, los helados. 

Y como tal el verano es una época difícil para trabajar, y los contenidos de algunos espacios televisivos son más amenos y distendidos. Incluso algunos programas se adaptan y se desplazan a entornos más veraniegos. Y con el telediario pasa lo mismo. El verano es una época en la que es fácil adivinar la escaleta de ese día. Por ejemplo, uno de los términos que con mayor frecuencia oímos es el de ola de calor, en el que además de la noticia propiamente dicha, en verano suelen dar consejos para evitar insolaciones y golpes de calor, pero aunque escuchemos estos consejos año tras año y nos los sepamos de memoria, seguimos siendo imprudentes, y se siguen muriendo ancianos por ello; se siguen ahogando niños en las piscinas, este año sin ir más lejos, no llevamos ni un mes de verano ya son 50 los que han muerto; las residencias caninas no dan abasto y lo que es peor, muchos dejan abandonan a sus mascotas en estas fechas. Otro de los temas estrellas son los consejos de la DGT con la operación salida y retorno, y todo lo que ello conlleva; los incendios, el dichoso dilema de donde dejar a los niños en vacaciones, mientras los padres trabajan; las fiestas de los pueblos o la sequía. Pero antes de que llegase el verano, ya nos estaban mareando con la operación bikini dichosa, que no entiendo para que, si luego bien que nos gustan las barbacoas, y las terracitas, y comer bien en vacaciones.

Pero bueno mejor así, estamos de vacaciones, así que mejor no darle mucho al coco y a desconectar que ya llegará septiembre con la dura realidad.