"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

martes, 23 de julio de 2013

Balconing, una experiencia a un paso de la muerte



Las emociones fuertes, la atracción por lo desconocido o el placer por sufrir, provocan a menudo que descarguemos adrenalina. Es decir, ese cambio que experimentamos cuando se nos acelera el ritmo cardiaco, cuando nos aumenta la respiración, cuando se nos dilatan las pupilas, o cuando nos aumenta la presión sanguínea y que es traducido en una sensación momentánea de euforia y placer. Unas sensaciones que cada vez vive más gente, ya que cada día está más de moda practicar deportes de riesgo  o prácticas de alta peligrosidad. Un ejemplo de ello es el “balconing”.
Todos hemos sido jóvenes y hemos hecho el “cabra” alguna vez, de hecho basta que te prohíban hacer una cosa o que no esté bien para hacerla con más motivo. Pero, sinceramente, no entiendo a los extremos que estamos llegando en la sociedad actual. ¿Cómo los jóvenes son capaces de jugar con fuego y vivir experiencias cada vez más arriesgadas y a tan sólo un paso de la muerte?, ¿cómo sabiendo que tienen un 50% de probabilidades de sobrevivir y un 50% de probabilidades de morir o en el mejor de los casos de sufrir lesiones medulares irreversibles siguen practicando estos juegos?, ¿cómo puede valer más el hecho de llegar a colgar el video en you tube y convertirse en un héroe que la propia vida?. Realmente, me gustaría saber ¿qué les pasa por la cabeza cuando llevan a cabo estas prácticas?, ¿si realmente se paran a pensar cuál puede ser la consecuencia de ello si sale mal?, ¿si la palabra vacaciones tiene que ser sinónimo de desfase irresponsable y sin control?, ¿si realmente confunden la realidad con la ficción y se creen Superman cuando se lanzan por los balcones?. 
Unas prácticas que siguen preocupando a muchos y que desde que se dieron a conocer en las islas baleares de Mallorca e Ibiza por jóvenes y turistas extranjeros cada día están más de moda en las zonas de costa españolas. Conductas irresponsables e inapropiadas que han causado en los últimos 4 años  al menos 16 muertos[1].
Por eso muchos hoteles han extremado las medidas de seguridad para que estas prácticas no se lleven a cabo y la policía ha creado un decálogo de mandamientos[2] dirigido a jóvenes y turistas extranjeros, con el fin de advertir de la peligrosidad de estas conductas. Veremos a ver si con estas medidas los jóvenes dejan de arriesgar sus vidas por un video.

No hay comentarios:

Publicar un comentario