"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

lunes, 5 de septiembre de 2016

Bruselas y su festival del comic

Además del chocolate, la cerveza, las patatas fritas y los mejillones, Bruselas también es conocida por sus dibujantes de comic y más concretamente por sus personajes. Y aunque uno no sea muy entendido en este arte, seguramente a todos nos suenan y hemos leído alguna vez alguna de las aventuras de personajes tan famosos como Tintín, Spirou o Marsupilami. Y es que ¿quién no se acuerda del vaquero solitario Lucky Luke y su caballo o de esos pequeños seres animados de color azul y blanco que vivían en setas y eran guiados por Papá Pitufo?
Por eso, desde hace 7 años, el primer fin de semana de septiembre, Bruselas rinde homenaje al noveno arte a través de un festival en el que se desarrollan todo tipo de actividades. Desde exposiciones y conferencias hasta talleres infantiles y animaciones, pasando por encuentros con los dibujantes de las sagas más famosas.
                                    
Pero quizás, de todas estas actividades, la que más me ha llamado la atención y la que más ganas tenía de hacer ha sido la de la ruta del comic. Tras dos años viviendo en Bruselas me preguntaba cuál era el origen y el significado de algunos de los frescos de las viñetas de tebeos que aparecen en algunas de las fachadas de los edificios del centro. Y este fin de semana he podido recorrer y entender de forma colorida y divertida un poquito más de la cultura de este país, ya que estos frescos surgieron en 1991 como tributo al arte belga y con el fin de reformar y revitalizar las fachadas de algunos de los edificios del centro de la ciudad. Durante la ruta además de explicarnos la historia de estos frescos y como fueron pintados también pudimos comprobar como algunos de estos murales se difunden e integran completamente con la realidad e incluso parecen una continuación del paisaje urbano como en el caso del mural “Ric Hochet”, un comic del dibujante Tibet. 

                                     


O como estos frescos sirven para revitalizar una zona, ya que si no fuera por estos murales no tendrían ninguna atracción turística como puede ser el fresco de “Astérix y Obélix” de los dibujantes Goscinny et Uderzo, en la zona de Anneessens.



                        
Otro de los frescos que me llamó la atención fue el de “Broussaille”, un cómic de Frank Pé en pleno barrio gay y en el que el propio dibujante juega con la ambigüedad sexual de dos de sus personajes.
                                    
Sin duda un evento en el que se reunió tanto a aficionados como a curiosos y a través del cuál se puede descubrir y comprender un poco más la cultura belga.