"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

miércoles, 7 de marzo de 2012

Más allá de la educación y la formación

Hace poco más de un mes escribía un post[1] en este blog sobre los diferentes programas europeos de movilidad en los que había participado y me olvidé uno, no sé si por despiste o simplemente porque nunca lo consideré como tal. Quizás, debido a que desempeñen mis prácticas en Madrid y no en el extranjero.

Hoy, una semana después de terminar mi “stage” en la Delegación del Parlamento Europeo en Madrid, y hacer balance de mis funciones allí, puedo decir que las becas Robert Schuman también son un programa europeo e  incluso van mucho más allá que las becas Erasmus o las becas Leonardo da Vinci.  
En mi opinión, todas ellas son una continuación en la formación y desarrollo de la persona, y para nada son excluyentes. La primera aproximación o primer contacto con el exterior, y más concretamente con el resto de los países miembro, son las becas Erasmus. Éstas suelen desarrollarse durante los años de carrera y nos permiten  estudiar un curso o un cuatrimestre de la carrera en otro país europeo. Pero no sólo eso, sino que también son importantes para el desarrollo personal y psicológico de la persona. Se convierten en muchos casos, en ese paso de joven a adulto, en el que uno se hace independiente y va adquiriendo responsabilidades. Todo ello sumado a que a la vez conoce y perfecciona un idioma, además de entrar en contacto con otras lenguas y culturas. 
Un paso más serían las becas Leonardo da Vinci. Es decir, en este momento dejamos de lado la educación universitaria, por así decirlo, para pasar a la formación.  Aquí el estudiante de proyecto de fin de carrera o recién licenciado o diplomado además de adquirir más responsabilidades, entra en contacto con el mundo laboral, a través de la realización de unas prácticas profesionales en una empresa. Y quién sabe quizás encuentre allí su futuro.
Pero quizás las más específicas y relacionadas con la Unión Europea sean las Becas Robert Schuman. Aquí nos estaríamos refiriendo al hecho de que además de realizar prácticas en otro Estado miembro, o en tu mismo país, como fue mi caso, conoces y entiendes como es la Unión Europea por dentro, cosa que en los anteriores programas no hacías. Es decir, con estas becas encuentras el significado del por qué y para qué sirven las becas Erasmus o las becas Leonardo da Vinci. Llegas a familiarizarte y a especializarte aún más en la Unión Europea. Todo ello, a través del órgano de representación de los ciudadanos por excelencia, el Parlamento Europeo. Descubres los entresijos de la Unión Europea, y en especial, qué es y qué hace el Parlamento Europeo. Ya sea desde el núcleo duro, Bruselas, donde quizás se aprenda más y la tensión sea frecuente; o en cualquiera de las delegaciones del Parlamento Europeo en los 27 Estados miembros, donde el ritmo es más pausado al tratarse muchas veces de una reproducción o traducción en tu idioma de los textos que nos envían desde Bruselas. Pero que sin embargo, te permiten hacerte una idea de cómo funciona y consigue coordinarse una Institución del tal magnitud y complejidad como es la Unión Europea.



[1]Un cuarto de siglo concediendo experiencias únicas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario