"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

miércoles, 26 de abril de 2017

Recorrido floral por Bélgica

Aunque la primavera entró el pasado 20 de marzo parece que en el corazón de Europa se resiste a llegar. Un hecho que sin embargo, no ha impedido que como cada año durante 3 semanas, entre los meses de abril y mayo, los que vivimos aquí y cada vez más visitantes de otros lugares aprovechemos para acudir a algunos de los lugares clave en donde las flores son las auténticas protagonistas. Como por ejemplo, el Japanse Tuin[i] o el jardín japonés de Hasselt,  quizás uno de los jardines más desconocidos para mucho. A tanto sólo 80 kilómetros de Bruselas, este jardín japonés está considerado como el más grande de Europa con 2,5 hectáreas donde se pueden encontrar cerca de 250 cerezos japonés, un estanque con peces de colores, una cascada e incluso las casas típicas para celebraciones como la ceremonia del té o un altar de deseos. Asimismo, en este parque también se celebran eventos culturales ya que está abierto entre los meses de abril y octubre. 


Por otro lado, a tan solo 20 kilómetros de Bruselas se encuentra otro de los lugares dignos de mencionar, Hallerbos[ii], o más conocido como el bosque azul. En concreto, 555 hectáreas con 3 rutas diferentes para hacer de 7, 4 y 1,8 kilómetros en las que los visitantes pueden ir andando, en bicicleta o incluso montando a caballo a la vez que descubren una auténtica alfombra de color azul-púrpura creada por una especie de campanilla. Además dentro del bosque existe un centro de interpretación donde descubrir la fauna y flora del entorno.













Otro de los lugares que uno no debe saltarse es Floralia[iii], a tan sólo 10 kilómetros de Bruselas donde en los jardines del Castillo del Gran Bigard de una extensión de 14 hectáreas se pueden observar diferentes variedades de tulipanes, jacintos y narcisos.
Por último cabe destacar los Invernaderos Reales[iv] en Laeken, muy cerquita del Atominum, en donde disfrutar de plantas y árboles exóticos tanto de interior como de exterior provenientes de distintos continentes como Australia, África o Latinoamérica. Donde se mezclan los colores y los aromas, lo ostentoso con lo sobrio. En definitiva una maravilla que recomiendo visitar entre las 20h y las 21:30 con el fin de disfrutar de la luz del día pero también de la noche. 






miércoles, 5 de octubre de 2016

Bruselas, capital del Art Nouveau


Casa de Victor Horta
Para los amantes de la arquitectura y del modernismo Bruselas es parada obligada para empaparse de esta corriente que surge a finales del siglo XIX principios del siglo XX.
Gracias a la revolución industrial arquitectos como Víctor Horta seguido de Paul Hankar y Herny Van de Velde desarrollaron esta corriente que rompía con los esquemas arquitectónicos vigentes y que utilizaba materiales como el hierro, el acero o el cristal en las edificaciones.
Como amante del arte moderno y siendo Antonio Gaudí mi arquitecto favorito no podía perderme la ruta del Art Nouveau.
Desde el barrio de Ixelles con el Hôtel Tassel y el Hôtel Solvay obras de Víctor Horta o el Hôtel Ciamberlani de Paul Hankar pasando por Saint Gilles por la Casa estudio de Víctor Horta y el Hôtel Ciamberlani, la casa de Paul Hankar. Hasta el barrio de Etterbeek con la Maison Cauchie de Paul Cauchie o en el Centro de la ciudad con el Museo de los Instrumentos, más conocido como el Old England y el Museo del Cómic, de Víctor Horta. Podemos decir que son innumerables las piezas arquitectónicas que quedan de aquella época y muchas de ellas están caracterizadas como Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, muchas veces éstas pasan desapercibidas por el lamentable estado en el que se encuentran.
Museo del Cómic

Museo de los Instrumentos, Old England


Art Nouveau rue du Lac, 6

Hôtel Ciamberlani
Hay que destacar que muchos de estos edificios se tratan de viviendas privadas y que se debe concertar una cita para poder ser visitadas en fechas específicas.
Por eso, este fin de semana aprovechamos la ocasión para visitar el Hôtel Tassel que además de ser Patrimonio de la Humanidad desde 2000 se considera la obra precursora de esta corriente. Una vivienda unifamiliar con jardín encargada por Émile Tassel, profesor de geometría descriptiva en la Universidad de Bruselas, que consta de 3 plantas en la que destacan materiales como el hierro, el vidrio, la cerámica, el cristal y la madera y que rompe con la disposición que solían tener las casas bruselenses, ya que en este caso la puerta se encuentra en medio de la fachada dando más luminosidad y siendo el eje principal de la vivienda. Una auténtica maravilla arquitectónica en la que abundan las habitaciones, los mosaicos con formas geométricas y orgánicas, el hierro y el acero colorido en los pomos de las puertas y en las lámparas y la balaustrada de la casa, así como el efecto de los cristales para dar profundidad a las habitaciones o la luminosidad que entra a través de los grandes ventanales o la claraboya de la casa. Como comentaba la guía hay que ver la casa por dentro para poder entender lo que hay fuera.
Hôtel Tassel

lunes, 5 de septiembre de 2016

Bruselas y su festival del comic

Además del chocolate, la cerveza, las patatas fritas y los mejillones, Bruselas también es conocida por sus dibujantes de comic y más concretamente por sus personajes. Y aunque uno no sea muy entendido en este arte, seguramente a todos nos suenan y hemos leído alguna vez alguna de las aventuras de personajes tan famosos como Tintín, Spirou o Marsupilami. Y es que ¿quién no se acuerda del vaquero solitario Lucky Luke y su caballo o de esos pequeños seres animados de color azul y blanco que vivían en setas y eran guiados por Papá Pitufo?
Por eso, desde hace 7 años, el primer fin de semana de septiembre, Bruselas rinde homenaje al noveno arte a través de un festival en el que se desarrollan todo tipo de actividades. Desde exposiciones y conferencias hasta talleres infantiles y animaciones, pasando por encuentros con los dibujantes de las sagas más famosas.
                                    
Pero quizás, de todas estas actividades, la que más me ha llamado la atención y la que más ganas tenía de hacer ha sido la de la ruta del comic. Tras dos años viviendo en Bruselas me preguntaba cuál era el origen y el significado de algunos de los frescos de las viñetas de tebeos que aparecen en algunas de las fachadas de los edificios del centro. Y este fin de semana he podido recorrer y entender de forma colorida y divertida un poquito más de la cultura de este país, ya que estos frescos surgieron en 1991 como tributo al arte belga y con el fin de reformar y revitalizar las fachadas de algunos de los edificios del centro de la ciudad. Durante la ruta además de explicarnos la historia de estos frescos y como fueron pintados también pudimos comprobar como algunos de estos murales se difunden e integran completamente con la realidad e incluso parecen una continuación del paisaje urbano como en el caso del mural “Ric Hochet”, un comic del dibujante Tibet. 

                                     


O como estos frescos sirven para revitalizar una zona, ya que si no fuera por estos murales no tendrían ninguna atracción turística como puede ser el fresco de “Astérix y Obélix” de los dibujantes Goscinny et Uderzo, en la zona de Anneessens.



                        
Otro de los frescos que me llamó la atención fue el de “Broussaille”, un cómic de Frank Pé en pleno barrio gay y en el que el propio dibujante juega con la ambigüedad sexual de dos de sus personajes.
                                    
Sin duda un evento en el que se reunió tanto a aficionados como a curiosos y a través del cuál se puede descubrir y comprender un poco más la cultura belga.  


lunes, 8 de febrero de 2016

Carnaval, Carnaval...en Aalst

Con el fin de adentrarme aún más en la cultura belga y aprovechando que nos encontramos en la semana de Carnavales, una fiesta que me encanta. Este fin de semana no podía dejar pasar la oportunidad de visitar uno de los Carnavales más populares de Bélgica. Los carnavales de Aalst, inscritos en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde el año 2010. Por eso, este domingo, partimos dirección Aalst, una ciudad de apenas 80.000 habitantes a medio camino entre Bruselas y Gante y situada en la región de Flandes para hacernos una idea de cómo lo celebran por aquí y la verdad es que observé bastantes similitudes con cómo los celebramos nosotros en España.  
Al descender del tren y empezar a caminar rumbo a la plaza principal de la ciudad, tuvimos que atravesar una zona peatonal con comercios y bares que estaba desierta y además parecía que todos los comercios y bares estaban cerrados, como si los estuvieran traspasando o incluso quisieran dejar de utilizar esos locales, ya que estaban forrados con tableros de madera a cal y canto, algo que nos dejó un poco extrañadas, la verdad.
Alrededor de las 15 de la tarde comenzaba el desfile de gigantes, comparsas y carrozas a cada cual más llamativa y colorida. Y resolvimos nuestra primera incógnita. Los primeros en desfilar iban vestidos con trajes típicos, bailaban al son de la música y portaban una especie de cestas llenas de naranjas, las cuales lanzaban al público, cuando menos nos lo esperábamos. En ese momento, entendimos el porqué de las verjas y los tableros de madera forrando las calles.  Otra de las cosas que no podían faltar en un desfile eran los caramelos. Así que allí estuvimos en primera fila peleándonos por coger alguno de los que lanzaban. Estos fueron lanzados por el príncipe del carnaval, proclamado simbólicamente como el alcalde de la ciudad durante los 3 días que dura la celebración, y por mujeres disfrazadas con sombreros en forma de cebolla, referente de la ciudad.












A continuación, comenzó el desfile de nada más y nada menos que 81 carrozas entre las modalidades de grupos pequeños, medianos y grandes por las calles de Aalst. La verdad, es que creo que nunca he visto un desfile tan largo, vamos que estuvimos 3 horas ahí de pie viéndolo y no llegamos a ver ni la mitad. Un no parar de colorido y diversión en las que se ridiculizaba y satirizaba con humor las noticias de política nacional e internacional más características del último año, allí estaba Merkel, Tsipras o los hermanos Adbdeslam, entre otros. Es verdad, que el hecho de que las canciones que animaban las coreografías, las pancartas reivindicativas y que los nombres de las carrozas fuesen en neerlandés dificultaba la compresión exacta de todo, pero bueno más o menos te hacías una idea. También había alusiones a los típicos temas como a la religión y al sexo.
Otra de las cosas que nos llamó la atención fue que la mayoría de los hombres iban disfrazados de mujeres. Nunca entenderé la gracia de este disfraz, pero bueno. Y es que resulta que el martes de carnaval, el día grande, es el día de “Voil Jean Etten”, en el cual los hombres se disfrazan de mujeres rememorando la tradición. Por la noche, el carnaval pone su punto y final con la quema del muñeco del carnaval. Acaso, ¿no os recuerda un poco a las fallas de Valencia?.